Télécharger l'intégralité de l'intervention
Voir la vidéo

Ernesto Rodríguez Luna

Biologist, Universidad Veracruzana, Veracruz, Mexico

La responsabilidad social y ambiental en la construcción del Nuevo Puerto de Veracruz

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en el marco del Programa Nacional de Infraestructura asumió el compromiso de construir y desarrollar bajo un esquema sostenible el Nuevo Puerto de Veracruz, que será la obra portuaria más importante de los últimos 100 años en la historia de México.
Esta obra de ingeniería que inició en 2013, es la piedra angular para concretar el objetivo de convertir a México en un centro logístico de talla mundial, ya que una vez concluida su primera etapa en 2018, tendrá una capacidad de manejo de carga del orden de los 66 millones de toneladas y al llegar a 2024, deberá alcanzar 90 millones de toneladas.
La ampliación del puerto es un proyecto que se desprende de la Planeación del Sistema Portuario Nacional y por ello se incluyó en el Programa Maestro de Desarrollo Portuario de Veracruz 2006-2015.  El desarrollo del Nuevo Puerto contempla dos etapas: la fase 1 (2013-2018) que incluye las obras de inversión pública al corto y mediano plazo, y la fase II (2020 al 2025) que desarrollará las obras de inversión privada al mediano y largo plazo. Las obras de ingeniería iniciarían en 2015 con las estructuras de protección, la habilitación de las áreas navegables y las áreas terrestres requeridas para el establecimiento posterior de las terminales portuarias especializadas.
En 2013, tras un proceso de consulta y evaluación, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales aprobó el proyecto de ampliación portuaria mediante una serie de medidas y condicionantes para la conservación del capital natural. La suspicacia de la autoridad en el establecimiento de restricciones ambientales, se debió a la colindancia del puerto con el Parque Marino Nacional “Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV)” y a la percepción del sector pesquero local, que calificaba de riesgoso para la pesca el proyecto de ampliación.
En relación a su ubicación adyacente, 71 hectáreas de uno de los 17 arrecifes que conforman el SAV, llamado “Punta Gorda” resultarían afectadas con el proyecto; lo que corresponde al 2% de la superficie total del parque marino, manteniéndose intacto el 98% restante.
A lo largo de 2015, utilizando una metodología que incluyó la caracterización de corales pétreos, la selección del sitio de reubicación, el rescate y la translocación; se reubicaron un total de 48,000 colonias resilientes de coral a un arrecife ubicado a 25 km de distancia del puerto llamado El Rincón; un sitio que se monitorea sistemáticamente para evaluar la sobrevivencia y prevalencia de las colonias.
Esta medida, permitió a la Administración Portuaria Integral de Veracruz instrumentar mecanismos de cumplimiento ambiental y al mismo tiempo, de  responsabilidad social. El éxito de la traslocación y sobrevivencia de las colonias residió en la capacitación y coordinación técnico-científica por parte de la autoridad portuaria y en la participación de los pescadores para la reubicación de organismos. De esta manera, el proyecto cumplió dos objetivos, por un lado ofreció una fuente de empleo a los pescadores que realizan su actividad en la costa cercana al puerto; y por otro, permitió comprometerlos con su entorno en el desarrollo de iniciativas ambientales, construyendo el escenario ideal para otros propósitos que solo se habían podido imaginar, como la conformación de arrecifes artificiales, un proyecto en ciernes. Actualmente este grupo colaborador de pescadores son buzos certificados para llevar a cabo obras de ingeniería y otras tareas ambientales subacuáticas.
La reubicación de corales es tan sólo un ejemplo que va más allá de la aplicación de medidas ambientales que acompañen el desarrollo del Nuevo Puerto, implica asumir a la autoridad portuaria como un espacio privilegiado para el desarrollo de acciones orientadas a la inclusión social en la medida que acceder a este nivel no solo favorece la adquisición de conocimientos y habilidades, sino que ofrece una instancia de encuentro social relevante.
El carácter central de este nuevo tipo de instrumentos hace énfasis en la creación de oportunidades para que todas las personas sean partícipes del desarrollo, se incorpora una perspectiva de desarrollo incluyente que da prioridad a los grupos más vulnerables de la ciudad portuaria de Veracruz; y se reconoce que las metas y objetivos del desarrollo sostenible, no podrán alcanzarse a menos que se actúe directamente en las causas estructurales de las desigualdades.

Biography

Ernesto Rodríguez Luna is an academic member at the Universidad Veracruzana; Biologist, Master in Neuroethology and PhD in Philosophy of Contemporary Thought. His academic and scientific production is wide open and diverse, from specialized articles and books to works of scientific divulgation and essays. He is a member of the International Primatology Society (IPS) and the Primate Specialist Group of IUCN; among other national and international memberships. It has also received several awards (Diploma of the IPS for its scientific contribution, Award of Ecological Merit of the Government of the State of Veracruz, Academic Merit Award by the Universidad Veracruzana, among other distinctions).